Rompamos juntos la cadena de la explotación infantil

Rompamos juntos la cadena de la explotación infantil

Es necesario llamar la atención sobre la terrible explotación que sufren 85 millones de niños en el mundo y que les fuerza a trabajar en condiciones inhumanas y con terribles consecuencias para su salud. Súmate a la petición y ayúdanos a presionar a las instituciones a tomar medidas al respecto. 

La erradicación de todas las formas de trabajo infantil forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Se trata de una meta esencial para poner fin a las formas modernas de esclavitud y trata de seres humanos. Queda mucho por hacer y debemos incluir este objetivo en las políticas e iniciativas de los gobiernos, empresas y otros actores de la comunidad internacional.

Por eso te pedimos que sumes tu voz hoy y firmes nuestra petición para frenar esta atrocidad.

personas ya han firmado. ¡Únete!
Debes rellenar el nombre. Debes rellenar los apellidos. El email no es correcto. El teléfono no es correcto. Al firmar, estás aceptando nuestra política de privacidad.

Comparte la petición

Nuestra petición

Más de 264 millones de niños trabajan en todo el mundo, 85 millones de ellos en las peores formas de trabajo infantil. El trabajo infantil persiste en nuestros días, es parte de nuestro presente y una lacra para la sociedad actual.

La infancia es un momento crítico para el correcto desarrollo humano. Los niños trabajadores, que aún están creciendo, están particularmente en riesgo de perjudicar su desarrollo físico, cognitivo y conductual a causa del trabajo que realizan y las condiciones en las que lo desempeñan. El uso de maquinaria, productos químicos y el trabajo en condiciones insalubres, además de los riesgos ergonómicos, largas horas de trabajo y las malas condiciones de vida provocan enfermedades y lesiones, pero también causan discapacidades de por vida.

También pueden sufrir daño psicológico (incluyendo la pérdida de autoestima) al trabajar y vivir en un entorno en el que están minimizados, acosados ​​o sufren violencia y abuso. Además, el trabajo infantil afecta a su futuro al negarles el derecho a la educación. Cuando sean adultos tendrán muy pocas posibilidades de conseguir un trabajo de calidad y escapar del ciclo de la pobreza y la explotación.

Al tiempo que constituye un abuso de los derechos del niño, el trabajo infantil representa un serio desafío para el desarrollo social y el crecimiento económico de un país ya que repercute directamente trabajadores sin educación y de baja cualificación. 

Por eso desde World Vision te pedimos que te sumen a nuestra petición. Porque uno de los primeros focos de atención para acabar con el trabajo infantil está en todo lo que queda por hacer por parte de gobiernos, empresas, organizaciones internacionales y la sociedad internacional. Y para ello necesitamos el apoyo y la movilización de todos para que nuestra voz se escuche. 

Es necesario que las sociedades puedan hacer progresos para poner fin el trabajo infantil de una vez por todas.